cabezote-social

Ser honrado sí es práctico

¿DE VERDAD hace falta ser deshonesto para tener éxito en los negocios? La respuesta es no. De hecho, a menudo es contraproducente. ¿Por qué? Porque atenta contra el principio de “la ventaja de la integridad”, según el cual la integridad genera confianza, ingrediente esencial de la receta del éxito a largo plazo.

El valor de la confianza

confiaza

 

Sea que se dé cuenta de ello o no, si una persona tiene fama de honrada, sus probabilidades de triunfar en la vida serán mayores.

En el mundo laboral de hoy reina la falta de honradez, por lo que se nos puede hacer difícil resistir la tentación de actuar igual que los demás. Por ejemplo, a fin de obtener un mejor empleo y ganar más, hay quienes recurren a mentiras descaradas y exageran su experiencia o su formación académica en el currículum. Y muchas personas que ya tienen empleo fingen que están trabajando cuando en realidad están atendiendo asuntos personales. Por ejemplo, leen cosas que no tienen que ver con el trabajo, hacen llamadas telefónicas, envían mensajes electrónicos o navegan por Internet.

Decir siempre la verdad a nuestra familia, jefes, compañeros de trabajo  y clientes, trae muchas recompensas: nuestros lazos con ellos se estrecharán aún más, muchos de los problemas y malentendidos que surgen pueden disminuir o resolverse si hablamos con franqueza, honestidad y amabilidad. Otra de ellas es vivir sin el temor de que se nos descubra mintiendo Y lo más importante de decir siempre la verdad es tener una conciencia limpia, que produce paz interior y tranquilidad.

Tenemos que ser honestos con nosotros mismos y descubrir las intenciones de nuestro corazón. Para conseguirlo, debemos pedirle ayuda a Dios “porque él está enterado de los secretos del corazón”.