cabezote-social

RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL, UNA NUEVA MIRADA EMPRESARIAL, COMPROMISO VOLUNTARIO

 

La Responsabilidad Social Empresarial (RSE) es un concepto que hoy en día marca la tendencia de las empresas en busca de mayor competitividad pero con sostenibilidad hacia el futuro. La RSE puede ser establecida como un mecanismo gerencial para la promoción organizacional y como una manera de contrarrestar los efectos ambientales, sociales y económicos del sector empresarial en la sociedad.

En este orden de ideas y siguiendo con el planteamiento de Schvarstein podemos inferir que cuando nos referimos a la responsabilidad social de una organización debemos distinguir la responsabilidad "interna" —que la propia organización "siente" hacia sus integrantes y los miembros de su comunidad — de aquella que le es exigible y por la cual debe rendir cuentas frente a alguien que tiene la autoridad para exigir su cumplimiento (Schvarstein, 2003).

Ahora bien, en el sector empresarial existen organizaciones que se desempeñan con formas de producción, consumo y distribución de riqueza centradas en la valorización del ser humano y no en la priorización del capital, aquellas instituciones que conforman la llamada economía solidaria, las cuales tienen una base asociativista y cooperativista (Horrach y Socias, 2011). Frente a este tipo de organizaciones surge un interrogante sobre cómo es entendida la RSE para ellas y qué tipo de prácticas se llevan a cabo para dar cumplimiento a esta.

Una de las mayores motivaciones, es pensar que la RSE ocupa cada vez un lugar más importante en el mundo empresarial, siendo cada vez más las organizaciones que asumen posturas de RSE y llevan a cabo conductas y prácticas que sean consecuentes con la misma (Libro Verde, 2002) dadas las consecuencias sociales, ambientales y económicas que se vienen presentando.

A lo largo de la historia, muchas empresas en Colombia y en el mundo han buscado un vínculo más estrecho y vital con las sociedades en las que operan. Sus acciones han ido más allá de la simple generación de empleo, el pago de impuestos y el cumplimiento de las obligaciones con los trabajadores. Algunas se han dedicado a la filantropía corporativa, mientras que otras han trabajado, mediante programas especiales, para elevar el bienestar de las comunidades que son cercanas a la operación de sus negocios.

Hace muy poco, quizás a raíz de los compromisos adquiridos por los diferentes países para cumplir los objetivos de Desarrollo del Milenio, las empresas empezaron a entender la importancia de su participación activa en el desarrollo. Entendieron que era necesario ir aún más allá y vieron que, para lograr negocios sostenibles, era preciso vincular las actividades propias de las empresas con las necesidades de todos los grupos sociales. Es decir, vieron la necesidad de ser incluyentes.

RSE 2

Las empresas entendieron también que para garantizar un desarrollo sostenible, es preciso invertir en el progreso social y económico, así como en la conservación del ambiente. Aunque el compromiso en el tema ha ido creciendo, se debe tener en cuenta que las buenas prácticas para el gobierno corporativo y los indicadores de transparencia organizacional, aún están en estado embrionario. Es de reconocer que el establecimiento de herramientas e instrumentos de gobierno corporativo propician la implementación de procesos de gestión del cambio al interior de las organizaciones y la descentralización empresarial para la conquista de nuevos mercados y la optimización de recursos.

En la medida en que cambie la concepción de lo social como algo relacionado con la pobreza, nuestras organizaciones hablan de Innovación Social que implica reconocer el papel de la sociedad en la creación de valor.